viernes, 25 de julio de 2014

Con la gente que quiero....





Arsenio, Gilberto, Manuel, Ernesto, Albentosa... casi todos allí, aunque cuando entraron al salón, las pisadas eran de más de cientos de ellos...(seguramente también estaban todos los demás).........







 
Y aquí están....regalando sus mejores sonrisas....


Moncadistas guapos...


Expedicionarios intrépidos...


Y yo, simple mortal rodeada de inmortales...




 

miércoles, 23 de julio de 2014

Qué decirte.....

Cuando perdí a papi, a mi abuelo Ramón -que por fortuna Felipe lleva ese nombre a ver si me sale como él- escribí varias veces sobre aquel egoísmo suyo de decir que no sportaría la muerte de su hermana.....y me molestaba que en verdad no la hubiese soportado, y que se hubiera ido con ella, justo el mismo día, y que nos hubiera dejado solas a una legión de mujeres indómitas que quedaron sin jefe y cada una se adjudicó el grado de “comandanta”......No lo creí justo, fue un egoísmo suyo...pero luego vi que fue cosa del amor....amó tanto a la hermana más sufrida, que no se permitió dejarla sola en ninguno de los momentos, aunque ello representara tener que dejar de ver juegos de pelota conmigo, o fajarse con mami, reírse con “Finita” -mi mamá gordita- o mandar pal.....a cualquiera que lo mereciera. Se fue, y se fue así, porque le dio la gana.....
Por eso mismo, porque le dio la gana, me sentí más tranquila....
A mi primita, que por entonces tenía 12 años, le regalé un libro pequeño y lindo que se llamaba El Sombrero de mi Abuelo, y que el autor se inspiraba en sus abuelos, uno de ellos de apellido Lemus -como el nuestro-....pero la torpe que lo compró -esta humilde servidora- no se percató de que ese ejemplar tenía problemas de edición y había varias páginas en blanco, capítulos casi enteros...... y cuando vi aquello en la casa, casi a punto de entregárselo para que no extrañara a papi, decidí llenar las páginas en blanco, hacer una suerte de edición especial para ella, donde hubiera anécdotas nuestras mezcladas con las del autor.....y así se lo regalé, en libro único que tiene literatura y cosas vivas como las décimas con doble sentido que papi le enseñaba.....
Lamento mucho, Ariel, no hallar ahora mismo otro libro con fallos de edición para llenarte páginas en blanco y que no extrañes tanto a tu abuelo.....

lunes, 21 de julio de 2014

El "Pache", cará....



Podrá ir al sitio que quiera, decir lo que quiera y vivir como quiera…a fin de cuentas, es su vida -aunque nos sorprenda o duela a muchos-…..Pero lo que nunca podrá negar y que lo hizo ser quien es, y el único motivo por el que se conoce en Cuba y en el mundo, es por haber sido el Capitán de capitanes de una generación hermosa de peloteros cubanos….Alguien me dijo un día – a raíz de ciertas cosas controvertidas que él hizo: “es cabo de cabos”- pero yo prefiero que siga siendo recordado como el Capitán….Esa, esa es la mayor virtud que él mismo no podrá negar nunca…Su historia, su pasado, hacen hoy ridícula cualquier postura suya que niegue lo que vivió y le dio gloria. Pacheco fue el Capitán de peloteros grandes del sistema deportivo cubano y del pueblo de Fidel, aunque esté pidiendo asilo en Estados Unidos… Su actitud inconsecuente con su vida no alcanza a borrar cosas por más que se empeñe él mismo... Simplemente, su hoja de servicios dice que lo mejor lo vivió de este lado y en tiempos donde fue quien llevó más alto la bandera... Pacheco corre hoy el riesgo triste de la saudade por estar lejos del lugar donde fue Capitán, y porque estará ahora donde solo será una sombra histórica que ni siquiera podrá hablar -por razones obvias- de sus mejores momentos.

Es tremendo estar vivo.....


 De vacaciones con Felipe, aprendiendo a nadar con él, sufriendo el Mundial de Fútbol, caminando mucho y repasando cada tarde: mamá, ese es el escudo, la bandera, y el himmmmmmmno de "Bayarmo"....
Na, que es tremendo estar vivo...

miércoles, 16 de julio de 2014

Hermosura....



Las flores te las puso un amigo, un amigo de esos que una decide un día tenerlo como tal sin preguntarle siquiera si estaría de acuerdo en serlo. (Es que si no fuera amigo, no podría haber hecho esto...)
“Si vas a Santiago, y vas a Santa Ifigenia, ponle una flor a Raúl en mi nombre”…….




  
 

Así le dije por teléfono en una llamada casual que no era ni para mí. Pocos días después, me llamó y me dijo: “te llevo las fotos”.Le dije una, solo una y te puso un ramo, con cinta en mi nombre, con rosas rojas y blancas.....no podía ser mejor....qué detalle, cuánta delicadeza.... 











Y allí te las dejó, allí las puso, con la misma ternura con la que las hubiera puesto yo. 


 
Me asombró el gesto, me devolvió la hermosura del asombro y los buenos augurios... nunca pensé que este amigo hiciera un alto en su camino para dedicarle espacio a una petición mía… ¿Sospecharía acaso lo grande de lo nuestro? Lo cierto es que gracias a él tienes las flores que no te llevo desde el 2008, gracias a él este mes tienes tus flores mías, las nuestras, las que llevaban también mis deseos. Vi lo nuevo del lugar donde tú y tus amigos están ahora...



 


Ya no eres el tercero o el quinto de derecha a izquierda de la fila superior....ahora estás abajo, en el centro, mucho más cerca......
 Por personas así es que vale la pena todo, Raúl....







 
 Se llama Omar, y tiene una sensibilidad más que probada… Tiene nombre de un gran pelotero pero creo que no le gusta mucho el deporte; prefiere hacer documentales, reír, y va de un lado a otro, de reunión en reunión soñando una televisión hermosa.




                                    


Seguramente cuando leíste la cinta te preguntaste cómo llegó hasta allí ese forastero… Se llama Omar, Raúl, y es mi amigo…..y sé que tuyo también.(aunque quizás, entre tantas obligaciones, él no imagine cuánto).













lunes, 14 de julio de 2014

Chocolate para el recuerdo...



Hoy encontré en una carpeta, donde papeles queridos toman el color amarillo de los años, el forro del último chocolate que me regaló Guillermo. “Prestigio” dice...  La costumbre que me hace guardar envolturas de caramelos, cucuruchos de maní vacíos en la cartera, me permitió conservar un trocito de esa manía del Guille de regalar bombones a quienes lo visitábamos.  
El viernes 29 de junio, en la mañana, pasé por su oficina para confirmar si se mantenía el viaje a Guaracabulla el domingo 1. Ya le había visto ese lunes 25 cuando cumplió sus 64 añitos con una pierna que le daba batallas. La cita era en el centro de Cuba al centro del año para hablar de lo central de nuestras vidas.
“Trata de que no quede sin ir nadie lindo ni nadie linda; los feos no, los feos pueden quedarse abajo… bueno, con excepción tuya, por supuesto.”
Qué raro que Guille no quisiera a los feos, si se pasaba la vida diciéndonos así….pero sería que ese 1 de julio todos fuimos lindos para él…Hasta yo, confinada a ser la única fea que subiría a la guagua, recibí un saludo en Guaracabulla de “qué hay, linda”…Estaba tan feliz…..Guillermo fue feliz ese día….Al final, no sé si el afán por ver todo bello era porque intuía lo que sucedería…creo que no….él amaba demasiado como para pensar en la muerte; pero sí estoy convencida de que sabía que ese día sucedería algo extraordinario.
Y murió….aquel 1 de julio que aunque quiera no borro, Guille nos hizo reír, llorar, pensar y nos enseñó…..también nos enseñó que toda la vida cabe en un instante, que pueden o no ser las cenizas esparcidas en montañas o mar, pero que al final, es el ciclo inevitable y que hará más fértil todo.
Pero como doña Virginia, la vieja de Raúl, me empeño en ver este mes como el más hermoso de la historia.

sábado, 12 de julio de 2014

Epa!

Me salté olímpicamente junio....Tanto tiempo sin escribir no hace bien, pero nada mejor que el mes de julio para regresar fuerte y amorosa con las cosas que vivo...